¿Cómo bañar a un recién nacido?

Publicado en por Marta Ruano

El aseo en el bebé es una parte muy importante. Saber ¿Cómo bañarle?, ¿De qué manera cogerle mientras lo hacemos?, ¿Qué necesitamos? y ¿Cómo enjabonarle? será el tema que abordemos.

Utensilios necesarios

Para el baño de un recién nacido es necesario que tengamos todo lo que vayamos a utilizar preparado y a mano, ya que en ningún momento se puede ausentar a buscar aquello que nos haga falta y mucho menos perder al bebé de vista ni un segundo cuando se encuentra en la zona del baño, donde hay numerosos riesgos.

La ropa para el baño del bebé necesaria será la siguiente: Una capa de baño o toalla grande utilizada únicamente por el pequeño, un body de manga larga o manga corta según la época del año, un pijama si nos disponemos a dormir después, o si ha sido necesario bañarle porque se haya manchado y luego vamos a salir, la ropa de calle que tengamos previsto ponerle.

Para la higiene del bebé recién nacido necesitaremos: Una esponja a ser posible natural o específica de bebés, ya que son más suaves, gel también indicado para niños, por si le entrase en los ojos no le escocería y crema hidratante para después del baño. No es necesario champú ya que al ser tan pequeños se les lava con el propio gel.

Modo de empleo

Normalmente se utilizan bañeras de plástico que se introducen en la bañera de adultos o bien una bañera con sujeción aparte, es más cómodo de manejar en un espacio más pequeño que nuestra bañera y además suelen estar elevados para facilitarnos la postura y que no nos destrocemos la espalda.

Para saber ¿Cómo bañar a un recién nacido? es importarte sujetarle con el brazo izquierdo, apoyando su cabecita en él y agarrándole su brazo izquierdo por la axila. Así será imposible que se nos escurra y tendremos la cabeza del bebé, que aún no la sujeta por sí mismo, bien cogida.

Con nuestra mano derecha podremos echar el gel en la esponja, apoyando ésta en alguna de las repisas de la bañerita, y enjabonarle.

Lo primero a enjabonar serán los bracitos, el cuerpo, la espalda, las piernas y por último el culete. Enjuagaremos la esponja y con el mismo gel le podemos lavar la cabecita, pasándola muy suavemente, ya que tiene las fontanelas abiertas.

Pedro en la bañera de la abuelacomo mola bañarse en la bañera de mis sobrinos!Clara in the Sink

Etiquetado en Bebé y maternidad

Comentar este post